lunes, 3 de octubre de 2011

La izquierda rumbo al 2012 ¿Con AMLO o con Ebrard?


Columna de opinión | Carlos Mesa.

Es impresionante ver la campaña que desde los medios de (des)información se hace por enfrentar a López Obrador y a Marcelo Ebrard. A la oligarquía le urge, como le urgía antes del 2006, desestabilizar a la izquierda. En el 2005 ante la ineptitud táctica de Fox, se lanzaron en un ataque frontal contra el candidato obvio de las izquierdas, AMLO. Hoy, seis años después, buscan aplicar aquella máxima que reza “divide y vencerás” pero con lo que no cuenta la derecha y la oligarquía usurera es que a los actuales posibles candidatos de las izquierdas, no es una ambición personal, o en palabras del propio AMLO: no es una ambición vulgar lo que les lleva a competir por la presidencia nacional, sino establecer otra forma de hacer política, un proyecto distinto, económica, social y políticamente hablando.


La trayectoria de AMLO es por demás conocida, y lo más reconocible es que desde que la derecha usurpó el poder en el 2006, López Obrador no ha dejado de recorrer el país recogiendo las inquietudes y necesidad de la ciudadanía, así como tampoco ha parado de generar propuestas, con santo y seña de cómo las llevaría a cabo. Si hablamos de un proyecto de gobierno, nadie más que AMLO tiene diseñado uno.

Por el otro lado Ebrard cuenta con su resiente actuación como jefe de gobierno del DF, puesto que ha desempeñado con sobriedad y que le ha llevado a ser nombrado el mejor alcalde del mundo. Los comerciales que pudimos ver en las íltimas semanas por su quinto informe de gobierno, no hacían otra cosa que decir la verdad, el DF es más seguro, tiene un nivel de vida con mayor equidad y ha avanzado en cuestión de derechos civiles, haciendo de la Ciudad de México una ciudad tolerante, liberal y de avanzada. Juzgarlo sólo por saludar a Calderón, podría ser un error visceral que le haga el juego a la derecha.

AMLO y Ebrard continúan afinando los detalles de la encuesta que designará al próximo candidato de las izquierdas, misma que será abierta a toda la ciudadanía y quien resulte el ganador será el candidato único de las fuerzas progresistas.

No cabe duda que AMLO se posiciona actualmente con mayores posibilidades que Ebrard de ser el candidato de las izquierdas, y desde ya, el PRI sabe que es su rival a vencer, pero de lo que no cabe duda es que el intento de la derecha de dividir a las izquierdas no dará resultado.

Quienes simpatizamos con López Obrador no vemos en Ebrard a un enemigo, como desea la derecha, sino a un precandidato de la izquierda, digno de serlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario