martes, 10 de enero de 2012

El caso Mancera: La elección del D.F. va más allá del D.F.

Por: Alfredo Rdz. | Twitter: @alfredordz83

En contraposición al típico regionalismo reaccionario que defiende la idea de que sólo los habitantes de determinado lugar pueden opinar sobre lo que allí ocurra, me tomo el derecho, no siendo habitante de la capital, de opinar de lo que allí sucede. Y lo hago porque pienso firmemente que lo que allí acontece tiene una importancia que sobrepasa por mucho lo estrictamente local.

Sin idealizar la realidad del D.F., pues no es éste una isla y está tocado también de alguna u otra forma por los espantosos efectos del modelo de rapiña neoliberal que han impuesto los gobiernos federales del PRI y el PAN en las últimas décadas, también es cierto que la capital del país es hoy por hoy, y por mucho, una ciudad modelo en muchos aspectos, y si eso es posible, es gracias a que se ha generado un contrapeso a los gobiernos federales con administraciones de izquierda (o de centro-izquierda en el caso de Ebrard) que han impedido que el neoliberalismo deje su terrible huella ahí en la misma dolorosa magnitud en que la ha dejado en prácticamente el resto de las entidades del país.

Para todo aquel que está a favor de una sociedad con más igualdad, con más justicia social, con mayores oportunidades, derechos y libertades, el D.F. sin duda se ha vuelto no un perfecto, pero sí un muy buen referente para poder explicar de manera más concreta a los habitantes del resto del país lo que podríamos lograr llevando a un plano nacional las políticas públicas que en la capital se han llevado a cabo.

El D.F. debe seguir siendo ese ejemplo que es hoy, pero para que eso suceda debe mantenerse dentro de la línea progresista que hoy sostiene, pero lo preocupante es que hay un real amenaza de que eso deje de suceder cuando uno de los aspirantes más importantes al cargo de Jefe de Gobierno es un personaje sin ninguna referencia, historia ni antecedente dentro de la izquierda ni del movimiento social, como lo es Miguel Ángel Mancera.

La Ciudad de México tiene tanta historia de lucha social y tantos militantes de izquierda probados, que es inaudito que Mancera sea siquiera una posibilidad. No creo que un policía sea la carta que deba presentar la izquierda a una elección. Todo policía lleva consigo intrínsecamente, por su propia formación, un espíritu reaccionario y autoritario, espíritu que la izquierda siempre ha combatido y tiene el deber de seguir combatiendo.

Así que por el bien de los propios capitalinos, para que puedan seguir avanzando en ese proyecto de ciudad que vienen gestando de tiempo atrás, como por el bien del país mismo, para que todos los y las militantes progresistas puedan seguir teniendo un referente concreto que les ayude a seguir convenciendo conciencias en pro de la construcción de ese mejor país que nos merecemos todos, lo mejor será que al D.F. lo siga gobernando la izquierda, pero una izquierda con contenido, con principios, social, auténtica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario